Intolerancia vs. sensibilidad al gluten

post-intolerancia

Últimamente no paramos de oír a la gente hablar de diversas y cada vez más extrañas formas de intolerancias alimentarias. Lo cierto es que nadie se aclara cuando comenta estas cosas, porque existe un alto nivel de desconocimiento, además de la dificultad que supone estar al día en este asunto. Pero principalmente lo que nos ha llevado a escribir este post es la última noticia que nos ha llegado a través de un familiar cercano: médicos privados que curan la celiaquía.

Para la mayoría de nosotros (incluso a nivel clínico) resulta complicado distinguir entre intolerancia y sensibilidad al gluten.  A todo ello hay que sumar que, en ocasiones, las pruebas médicas no arrojan un diagnóstico claro.

Como se puede leer en una noticia reciente de el Diario de Córdoba, “La cifra de niños celíacos se multiplica por 20 en 10 años”, noticia de la que se hicieron eco los compañeros de sonsingluten, donde se indica que en Córdoba, hace 10 años se diagnosticaba 1 de cada 1.400 nacimientos, mientras que hoy la cifra es de 1 cada 70.

Esta subida en el número de celíacos, se debe en parte a la mejora en la diagnosis y a la cada vez mayor inversión en investigación de casos de alergias alimenticias (cuánto tiempo y dinero perdidos hasta que por fin dieron con nuestro diagnóstico….).

El problema viene cuando aparece un caso de sensibilidad al gluten: los síntomas entre intolerancia y sensibilidad son tan similares que resulta muy complicado detectarla y los pacientes suelen desorientarse en este sentido.  Pero, ¿sabríamos distinguir la intolerancia al gluten de la sensibilidad al mismo?

  • La intolerancia al gluten equivale a la enfermedad celíaca, la cual manifiesta una sintomatología digestiva en su mayor parte debido a la erosión de las vellosidades intestinales provocadas por la ingesta de alimentos con gluten.
  • En cambio la sensibilidad al gluten se diagnostica en personas que, aún habiendo experimentado alguna reacción al gluten, no presentan un perfil celiaco. La prueba que detecta la enfermedad (biopsia duodenal o extracción de una muestra intestinal para confirmar o refutar un perfil celíaco) salen negativas.

Aparato_DigestivoEl único tratamiento en ambos casos es eliminar el gluten de la dieta, ya que si no lo hiciéramos nuestro problema se agravará día a día hasta provocar mayores consecuencias en nuestra salud. Recientemente hemos escuchado hablar de ciertos especialista privados que poseen tratamientos efectivos para sanar la enfermedad celíaca, incluso que personas con un claro perfil celíaco vuelven a poder ingerir alimentos con gluten gracias a dicho tratamiento. No nos engañemos, la enfermedad celíaca es irreversible y no hay mejor tratamiento que no ingerir alimentos con gluten. Lo único que podemos predecir es el lanzamiento de comprimidos que nos protejan de nuestra intolerancia, aunque aún no está muy claro que esto pueda hacerse realidad.

En definitiva, os recomendamos que os dejéis guiar por vuestros médicos de la sanidad pública y que entre todos sigamos impulsando la investigación médica en intolerancias y sensibilidades a ciertos alimentos.

 

 

Deja un comentario